lunes, 31 de mayo de 2010

Captura y suelta


En demasiadas ocasiones, oímos al llegar al pantalán, que si fulano o mengano han llenado cubos de pescado, haciendo un spinning ligero, pescando a fondo o en cualquier otra modalidad.
Reconozco que a veces, nos dejamos llevar por la euforia del momento y esto nos pierde.
Después de haberlo experimentado cuando he tenido ocasión, prefiero devolver a su medio a un buen palometón, anjova, llampuga o demás; si después de una pelea de tú a tú, me ha hecho disfrutar de lo lindo. También valoro su calidad gastronómica ¿por qué no? y si no tengo garantías de que una vez devuelto, se vaya a recuperar, me lo llevo a casa.
Generalmente, si no alargas mucho la pelea y la fuerzas un poco con el equipo, con los pelágicos no es difícil, que después del "susto" estén al 100%. No pasa lo mismo con los que vienen de más abajo, que por el cambio de presión, ven aumentado el tamaño de su vejiga natatoria, lo que muchas veces dificulta su recuperación. Leí que si les realizas una pequeña punción, con una aguja fina, en uno de los flancos en la parte ventral, recuperan el estado original y pueden volver al fondo. La verdad es que lo hemos experimentado con alguna cabrilla, que ha buscado su refugio a bastantes metros de profundidad.
Aunque dudo de la total recuperación, pasado un tiempo, creo que por lo menos lo debemos intentar. (En el vídeo de abajo, suelta de una anjova)

video

miércoles, 26 de mayo de 2010

Suerte dispar...

El tiempo y las fiestas lo han permitido, así que este fín de semana hemos hecho "un intensivo". No en capturas, pero sí en salidas al mar, probando diferentes escenarios y técnicas. Empezamos con el curri costero al atardecer y cuando con diferentes señuelos, modelos y colores, no entra nada, si disponemos probamos con cebo natural. Aquí, no siempre la suerte nos acompaña o los peces no están por la labor, pero la primera salida fueron dos de dos. En dos pasadas, clavamos dos anjovas, que después de ser fotografiadas se devolvieron a su medio natural (C&S). De la jornada siguiente, a buen entendedor, sobran palabras. Hay un "exceso" de sardina, que parece que satura a los depredadores, la actividad fue nula, no vimos ningún ataque en superficie, incluso las gaviotas parecían aturdidas ante tal cantidad de pasto.

La tercera jornada la dedicamos a la pesca de gran fondo, con un buen parte de viento, parecía que esta sería la opción adecuada, pero noooo!, teníamos demasiada corriente, así que mientras se pudo, fuimos peinando varios puntos, entre los 100 y los 200 metros de fondo, con alguna que otra roca. El bagaje de capturas fue pobre, unos cuantos besugos (calets), algún serrano (palagal) y varios jureles. Nos alegraron la vista, un par de apariciones de los grandes túnidos, visto y no visto.

De la última salida, a pesar de nuestra buena voluntad, el tiempo se acabó torciendo, haciendo la práctica de cualquier modalidad, demasiado incómoda, así que "una retirada a tiempo es una victoria" y no nos quedó otra.
Ya estoy deseando, que empiezen a entrar los "grandes carángidos mediterráneos"(como el de la segunda foto), tal y como lo hicieron el año pasado.

lunes, 17 de mayo de 2010

A río revuelto...

La verdad es que hacía mucho tiempo, que no veía semejante "mancha" de agua turbia, a lo largo de tantas millas alrededor del río Tordera (con especial incidencia sobre la zona de Blanes, favorecida esta expansión por la acción del viento). Ya llevamos varias semanas, en que el río desemboca de manera ostensible en el mar, y no a través de sus aguas subterráneas, por lo que el aporte de nutrientes y el movimiento de sedimentos, es mayor de lo habitual y hace que haya mayor actividad de peces pasto. De esta manera, nuestros ansiados depredadores buscan su sustento y aquí estamos nosotros, siempre que podemos, para ponerles el engaño. Así que nos decidimos a hacer un curri costero, con el fín de encontrar algún que otro oportunista. Después de varias pasadas y variando la profundidad, nos sorprendió esta anjova (C&S), que sucumbió al señuelo justo en el cambio de tonalidades del agua, el mismo al que atacó esta hambrienta araña. Al final un día más de pesca, y otra oportunidad de poder disfrutar de nuestro entorno tan castigado y cambiante.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Las primeras doradas de la temporada...aunque no mías






Desde hace ya unas cuantas semanas, se están empezando a tocar las primeras doradas. Este cambio de tiempo y la ligera subida de temperaturas, ha favorecido a que éstas empiezen a entrar. Es curioso ver una vez se "abre la veda" y se empiezan a sacar las primeras cabezonas, como determinadas playas se llenan de cañas, desde primera hora de la mañana y hasta bien entrada la tarde. Es cierto que como dice el refrán, al final quien la persigue la consigue y esto es lo que le sucedió a un buen compañero de pesca (mí Padre), que después de varias intentonas cogió las primeras del año.
Las de estas fotos, pertenecen al año pasado y las sacamos en la playa de Sant Pol de Mar. Como cebo utilizamos llubarrero, tita y americano, aunque prefirieron el primero.